Frontenis en el mundo

Presentación del autor

Javier Ribas ha sido Campeón de España de Frontenis y de Paleta Goma. Fue Seleccionador Nacional Sub-22 de Frontenis. Es coeditor de la Revista Frontenis, autor del libro "Las 10 primeras clases de frontenis", coautor del DVD "El revés en el frontenis" y autor de este blog Hablemos de Frontenis.
En la actualidad es Director Técnico de la sección de Frontenis del Club Valenciano de Natación. Tiene en preparación, junto con Jesús Movilla, el DVD "El saque con pelota preolímpica" de próxima aparición.

REVISTA FRONTECNICS año 2

REVISTA FRONTECNICS año 2
HAZ TU RESERVA YA EN todo.frontenis@gmail.com

Si te gusta este blog, dale al me gusta. Nos ayuda a la difusión del frontenis

viernes, 7 de marzo de 2014

Jose Muñoz "El Rochet"

Jose Vicente Muñoz "El Rochet"
Escribo hoy para recordar a un grande del frontenis. Jose Muñoz “El Rochet” falleció hace unos días.  Estuve en su entierro. Pude saludar a varios frontenistas de renombre y recordar con ellos lo que representó El Rochet para nuestro deporte.
Me tengo que remontar a mi tierra, a cuando en Valencia se jugaba con pelota de tenis.  Muy inicio de los 70´s.  
En uno de mis primeros campeonatos con los mayores (aunque yo era pequeño), anunciaron que se había apuntado “El Rochet”. Yo no lo conocía pero hablaban maravillas de él. Hasta que le vi en la pista. ¡Madre mía! ¿Pero cómo le pegaba por la izquierda ese tío? ¡No se cambiaba la raqueta de mano! ¡ Ni hacía el revés de tenis! No. Utilizaba las dos manos, como si sujetara un hacha.  Antes de empezar el partido algunos comentaron que es que como era tan pequeño (de estatura y peso) no podía ni con la raqueta. Hasta que empezó el espectáculo. ¡qué espectáculo! Las bolas salían de su raqueta con una precisión endiablada. Cruzadas, mates, abiertas, dobles paredes, …, amén de verlo volar por el frontón a una velocidad desconocida por todos los allí asistentes.  Nunca, nunca, había visto jugar a nadie así. Y tampoco, nunca, había visto a nadie ocupar el frontón como él lo hacía. Los rivales empequeñecían a su lado. Y Jose tomaba el frontón como si fuera suyo y de nadie más.  Por supuesto, la paliza que dio a sus contrarios fue de órdago. Salió sonriente y desafiante del frontón. Él era el rey, lo sabía. Y el público así lo reconocía.
Más adelante, en mi primer partido contra él, me asestó una paliza de infarto. 31-3. Lo recuerdo como si fuera ahora.  Y yo no era mal jugador. Pero El Rochet era de otra galaxia. En ese momento decidí que yo quería jugar como él. Jose me animó, me dijo que llegaría a jugar bien. 
Tal vez fue el primer jugador que vivió del frontenis o que vivió mejor gracias al frontenis.
El cambio a la pelota de goma (preolímpica) le perjudicó. Dejó de ser quien era. Dio paso a otros.  Pero no murió. No. Él nunca se rendía. Y retomó el espíritu guerrillero con la pelota olímpica.  En la primera visita que los mexicanos hicieron a Valencia lo dijeron muy claro: “Ese jugador es el único que hemos visto de aquí que entiende el frontenis y sabe jugarlo”.
Jose lo demostró más adelante. Se convirtió en el primer campeón de España valenciano en la modalidad olímpica. Tuve la suerte de jugar con él. ¡Vaya final!
Luego le perdí la pista. Oía algo de él de vez en cuando pero ya en la lejanía. Sobre todo grandes anécdotas  y sus historias épicas en el frontón. Se convirtió merecidamente en un mito. 
Hoy he recordado los grandes momentos que vivimos juntos y quiero guardarlo en mi memoria como lo que fue, un gran luchador. Sé que en la última semana de vida, estando en la cama del hospital en un terrible estado, aún hablaba por el móvil y quedaba para la semana siguiente para hacer algún negocio.  Él nunca se rindió.

Descansa en paz amigo. Te quiero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario